Breve historia de Varsovia

Hola queridos lectores hoy les traigo un poquito más de historia. Si queremos adentrarnos en la vida de Varsovia, contar todo aquello que tiene para ver y conocer, considero que un poco de historia nos ayudara a entender mucho más todos sus puntos turísticos y su forma de ser y de como valoran cada partecita de esa historia. Aquí vamos.

La historia de Varsovia comienza en el siglo X, cuando se tiene constancia de asentamientos alrededor de una villa llamada Bródno, en aquellos tiempos competía en importancia con las cercanas Kamion y Jazdów.

En la segunda mitad del siglo XIII, el duque Boleslao II de Mazovia ordenó trasladar la población al cercano pueblo de Warszawa, nombre oficial desde entonces de la ciudad. Allí ordenó construir un castillo a orillas del río Vístula, lugar donde hoy se encuentra el Castillo Real.

La fundación oficial de Varsovia se produjo aproximadamente en el año 1300, aunque no se tiene constancia exacta de la fecha porque el acta de fundación desapareció con el paso de los siglos. En ese período se construyó la Catedral de San Juan y las murallas defensivas que rodeaban la ciudad, todo bajo el protectorado de los Duques de Mazovia.

A principios del siglo XV los judíos se asentaron al norte de la población original, esa nueva ciudad recibió el nombre de Nowe Miasto, contaba con su propia autoridad y leyes. En el año 1413, Janusz I trasladó a Varsovia la capitalidad del ducado de Mazovia, desde entonces la ciudad no paró de crecer, convirtiéndose en una de las más importantes de la región.

En el año 1526 desaparece el ducado de Mazovia, cuando el rey Segismundo I el Viejo ocupó Varsovia, la ciudad y toda la región pasaron a integrarse dentro del Reino de Polonia. El cambio de gobernante dio un definitivo impulso al crecimiento económico y social, fue tal su importancia, que terminó arrebatándole la capital del reino a Cracovia en 1596.

Unos años antes, en 1573, en la Confederación de Varsovia se estableció la libertad religiosa de la República de las Dos Naciones, formada por Polonia y Lituania.

El siglo XVII fue un período negro en la historia de la ciudad, los desastres naturales, las epidemias y las continuas guerras que asolaban Europa, terminaron diezmando la población de la capital. Fueron especialmente cruentos los asedios de Suecia, Transilvania y Brandemburgo a mediados de siglo, gran parte de los documentos históricos y obras de arte fueron destruidos en estas incursiones.

Los suecos consiguieron dominar la ciudad tras la Gran Guerra del Norte de principios del siglo XVIII, cuando el rey Augusto II de Polonia abandonó Varsovia en 1704, el Sejm o Parlamento Polaco pactó una alianza con Suecia para nombrar rey a Estanislao I Leszczynski. De ésta época son algunos de los edificios más famosos de Varsovia, todos agrupados bajo el conocido como Eje Sajón.

Tras la Guerra de Sucesión Polaca, que se alargó desde 1733 al 1738, se nombró rey a Augusto III de Polonia, con la ayuda de los rusos consiguieron echar al anterior monarca impuesto por Suecia. Su sucesor fue Estanislao II Augusto Poniatowski, último rey de Polonia como nación independiente, durante su reinado Varsovia vivió un período de esplendor económico, industrial y cultural.

La República de las Dos Naciones comenzó a desmoronarse en 1772, ese mismo año, Rusia y Austria conjuntamente llevaron a cabo la Primera Partición de Polonia. De éste hecho nació en 1791 la primera Constitución de Europa, la segunda después de la Constitución de los Estados Unidos.

Tan sólo dos años más tarde se produjo la segunda partición polaca, un intento de los gobernantes del país de evitar la invasión rusa. La tercera partición se llevó a cabo en 1795, tras la Insurrección de Kosciuszko, Polonia perdió definitivamente su independencia para pasar a formar parte del Reino de Prusia.

Napoleón fue el encargado de expulsar a los rusos en 1806, convirtiendo a Varsovia en la capital del recién creado Gran Ducado de Varsovia, ducado que desapareció junto con el Primer Imperio Francés en 1815. Con la caída de Napoleón regresaron a la ciudad los rusos, ese mismo año crearon el Zarato de Polonia, un estado totalmente dependiente del zar de Rusia que se mantuvo vigente hasta 1915.

Los polacos se sublevaron varias veces contra el control ruso, en 1830 en el conocido como el Levantamiento de Noviembre y en 1863 en el Levantamiento de Enero. En ambos casos las revueltas fueron violentamente sofocadas, trayendo únicamente como resultado un mayor control ruso, estos llegaron incluso a disolver el Congreso de Polonia.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial los alemanes ocuparon Polonia,. Cuando la guerra acabó, el general y dictador polaco Józef Pilsudski estableció la Segunda República Polaca con capital en Varsovia, consiguiendo la independencia del país tras 123 años de dominio extranjero.

En el año 1920 a punto estuvieron de perder su recién estrenada independencia, durante la Guerra Polaco-Bolchevique los rusos casi consiguen recuperar su antigua colonia, pero los polacos les expulsaron tras la Batalla de Varsovia, conocida también como el Milagro en el Vístula.

La ciudad fue atacada en los primeros días del estallido de la Segunda Guerra Mundial, rindiéndose a las tropas nazis tras meses de asedio, durante los cuales murieron cerca de 10.000 personas y 50.000 resultaron heridas.

Los judíos fueron hacinados en el conocido como Gueto de Varsovia a partir de 1940. Cuando los alemanes quisieron exterminarlos tres años después, ellos se levantaron y resistieron durante casi un mes, aunque finalmente fueron masacrados y los supervivientes enviados al Campo de Exterminio de Treblinka.

El último período de la guerra trajo la mayor destrucción a Varsovia, los alemanes arrasaron toda la ciudad antes de que cayera en manos del Ejército Rojo, se dice que más de un 85% de los edificios fueron incendiados. Las pérdidas humanas también fueron enormes, durante toda la guerra se calcula que perdieron la vida casi 800.000 varsovianos.

Lo rusos se encargaron de la reconstrucción de la ciudad, tras proclamar la República Popular de Polonia el 1 de febrero de 1945, un estado socialista dependiente de la Unión Soviética.

Aunque las viviendas particulares eran grises edificios prefabricados donde cabían decenas de familias, el casco histórico sí que fue reconstruido siguiendo fielmente los estilos arquitectónicos que habían dado esplendor a Varsovia. La meticulosa reconstrucción fue reconocida por la UNESCO, catalogando el casco histórico como Patrimonio de la Humanidad en 1980.

En el 2004 Polonia se integró dentro de la Unión Europea, desde entonces su capital no ha hecho más que crecer económica y socialmente, hasta llegar a convertirse en la novena ciudad más poblada de la unión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s